Lea aquí el pregón del Carnavalmoral 2018 que el Moralo CP dio el pasado viernes en la Caseta Municipal

Unidos por el Moralo CP y por el Carnaval. Por primera vez un colectivo fue el pregonero del Carnaval de Navamoral de la Mata. La Caseta Municipal escuchó el clásico "Hala Moralo" al final del pregón que dio el club verdiblanco el pasado viernes. Este es el texto íntegro del pregón que leyeron Felipe Del Castillo (responsable de prensa y redes sociales del club) y el presidente Horacio López:

Señora Alcaldesa, miembros de la corporación municipal, moralos, moralas, amigos todos, buenas noches…

Os traigo el recuerdo de un niño de hace ya algunos Carnavales como si fuesen los que hoy han dado comienzo. Tengo que confesar que todavía guardo cierto respeto a las mismas cosas que hace unos años me provocaban miedo.

No fue buena la idea de asistir al chupinazo que daba inicio a nuestra fiesta, tenía pánico a los cohetes y a día de hoy, reconozco que me tapo los oídos cuando cerca de mí pasan grupos de jóvenes haciendo bromas con petardos.

Por suerte, los Gigantes y Cabezudos pasaron a la historia del Carnaval para gozo de este que hoy os escribe. Ese año la calle ahora peatonal, antes con tráfico rodado, registró el record Guinnes de velocidad de un padre con su hijo subido a hombros. Mi padre. Y yo con el calzoncillo llenito de todo lo que no me cabía en el cuerpo. Chupinazo por aquí, Cabezudos por otro “lao”… iban a estar entretenidos los Carnavales, sí

.


¡A mí no me digas que volvamos a salir! ¡Con este no se puede! –reprochaba mi madre.

No te preocupes, con el tiempo se le irá pasando el miedo –contestaba resignado el del Guinnes.

Nada más lejos de la realidad. Se me iban a hacer muy largos aquellos de mil novecientos ochenta y poco. Y eso que yo ponía voluntad, toda la voluntad que uno puede poner en casa cuando le prueban los trajes y rebosa de ilusión tras verse en el espejo.

Lo de salir a la calle ya era otra historia. Sábado. Mediodía. Yo con mi disfraz de payaso y como único complemento, una trompeta. A la altura del Jardincillo unas brujas muy feas empiezan a azuzarme con su escoba.

La lágrima que me habían dibujado con el maquillaje se borra hasta tornarse en lágrima de las de verdad. ¡Ya la hemos “liao”! Dijo una al ver mi sofoco.

Tampoco ayudó que se quitase la careta, ¡¡creo que era más fea incluso que con ella puesta!! Acércate al puesto y traéle un algodón a ver si se le pasa –dijo otra. Y entre que se me iban quedando las manos pegadas y los hocicos de la misma guisa del “jodío” algodón, me entretuve, se me olvidaron los miedos de momento y pudimos llegar hasta la Plaza Vieja.

En la puerta del Manzano, un carro con viandas: queso, lomo, chorizo… y no faltaba la tradicional bota de vino con la que iban convidando Lucas y tío Pedro los del Moralo. Porque para mí no son ni el cerrajero ni el ferretero, son los del Moralo. Los conozco porque cada domingo mi padre me lleva a ver a mi equipo y ahí se ponen mano a mano a gritar ¡Hala Moralo! Ojalá no se cansen nunca, porque son los que más animan. Hay señores que solo saben decir cosas feas al árbitro. Bueno, mi padre a veces también.

Y mañana el Moralo, ¿qué, Pedro? Le preguntan en ese momento.

“Deberíamos de ganar, pero no me fío yo de estos partidos en festivo. No se nos da bien jugar en San Andrés o en Carnavales. Vamos a tener que hablar con la Federación para que nos ponga de forasteros cuando lleguen días de fiesta” –dice totalmente convencido.

(Abro un paréntesis: esto mismo se lo he oído decir “treinta y tantos” años después este pasado noviembre, cuando la fiesta de nuestro Patrón coincidió con un partido del equipo. Al final ganamos)

Suena la música, Pepe Mateos y su charanga se dejan ver llegando desde la Plaza del Pósito. La juventud se despereza. La noche del viernes, para ser la primera, se cogió con ganas y hasta bien entrado el mediodía no empiezan a coger color las calles del pueblo.

No os perdáis lo que trae este año La Amapola, se oye en otra de las conversaciones. Braulio, Eloy y compañía no dejan indiferente a nadie, se atreven con todo… algún año van a traer al Papa y se nos va a echar el Vaticano encima –decían entre risas algunos. Y vino el Papa, ¡vaya si vino!

Habrá que llevarle a la Feria que dice que quiere montar en los ponys. Los ponys…, en algún cajón de casa deben quedar 3 fichas de a 100 pesetas cada una. Me compraron cuatro, a la primera tuvieron que bajarme. Resulta que también me daban miedo los ponys y yo sin saberlo. ¡Mamá! ¡¡¡Es que estaba haciendo pis el pony!!! Yo por no ser menos también me había meado las patas abajo.

¡No aguanto más! Yo me voy a casa, mañana si quieres, le llevas tú al fútbol que a mí no me la pega más.

Domingo Grande. Día del primer desfile de Carrozas y Comparsas pero ojo, también era grande porque jugaba el Moralo.

Moralo – Extremadura “na menos”. Vaya ambiente se iba a vivir en la grada, eso sí que me hacía ilusión. De la mano de mi padre cruzando la vía y con mucho “cuidao” porque se forman unas “peloteras” que no veas en el semáforo del “Moya”.

-Por veinte duros veintemil “pejetas” –decía Minguito a voces en la puerta.

Charanga también, disfraces, mucho colorido, voces rotas después de una noche larga que ha desembocado en un Moralo – Extremadura. Domingo a las 12, hora H del día D, como se suele decir en términos modernos.

Alguien me pinta unos coloretes verdes y blancos en la cara. Toda la gente anima y yo quiero que gane el Moralo. Lucas y Tío Pedro están donde cada domingo. Marca el Extremadura y lloro, a tomar por saco coloretes.

¿A que te vas con tu madre?

¡¡¡¡Gooooooooooollllllllll de Mario!!! ¡¡¡Goooooooooollllll del Moralo!!!!

Papá me choca la mano, todos se abrazan, a alguien se le cae una cerveza encima mía… y lloro. Está claro que siendo carnavales y con el miedo a flor de piel, ni en el fútbol estoy cómodo del todo.

Hay que comer rápido que a las 4 salen las carrozas del instituto.

Me han alquilado un disfraz de torero donde Alicia, la Argentina. ¡Ole ese torero valiente! Bueno, con el pañal queda un poco feo, quítale el pañal que hoy seguro que se porta bien y no se mea.

José Vizcaíno. Nunca con el cariño que te tuve me atreví a confesarte el miedo que me daba verte llegar abriendo cada comitiva.

A la altura de Correos, verte trabuco en mano desgarró unas leves gotitas de ya sabes tú qué en el traje de torero alquilado. Bueno, mi madre dice que me puse pingando, creo que no fue para tanto.

Tuvo que quedarse con el traje en propiedad, pero vamos, lo importante es que cuando vinieron de cambiarme ya había pasado Vizcaíno, la Cruz Roja, las Majorettes y si te descuidas, más de medio desfile.

Pasó efímero ese desfile para mí de un domingo Grande de Carnaval por doble motivo, por la fiesta en sí, y por mi Moralo.

Pasaron los años y más Carnavales hasta el día de hoy, cuando aún conservo en mi memoria esa mañana de domingo de la mano de mi padre en la grada del Municipal…

Y como dice el himno del centenario… queda el recuerdo de ese niño sentado en la grada del Municipal, viendo jugar a su equipo; aquello era su sueño cumplido, un día perfecto de Carnaval. Y es que a pesar de los miedos de niño, a pesar de las dificultades, hay dos cosas que perduran y perdurarán en Navalmoral:

La primera y primordial, los Carnavales.

La otra, fundamental para los que nos encontramos aquí arriba subidos y para los que hoy nos acompañáis, es el Moralo, nuestro Moralo, vuestro Moralo.

Recién entrados en 2018, año en el que cumplimos los 95 de historia, es para nosotros un auténtico orgullo ser el primer colectivo en pregonar la Fiesta Grande por excelencia.

Una tarea destinada por norma general a personalidades de toda índole que a título individual han dado el pistoletazo de salida al Carnaval desde tiempos pasados. Políticos, escritores, periodistas, actores y actrices, moralos de pura cepa y otros llegados desde fuera, que nos pusieron el listón muy alto para cumplir con lo que esta fiesta demanda.

Desde la labor deportiva y social que nos hemos encomendado para los años que estemos al frente del Moralo y recogiendo hoy el fruto de todos los que pasaron a lo largo de estos casi 95 años de historia, hacemos suyo este pregón, porque la historia del club, se escribe día a día, mes a mes y año a año.

Con sus dificultades, con sus incertidumbres, también con sus múltiples alegrías, con el color de una grada que ha vuelto a vibrar como aquel domingo que hemos recordado en el relato inicial. Con el agradecimiento a todas las personas que de una u otra forma nos han permitido mantener vivo al Moralo para llegar al día de hoy, viernes, 9 de Febrero de 2018 y pasar a la historia como pregoneros de nuestro Carnaval. ¡Gracias!

Y gracias de manera muy especial a la Agrupación de Peñas, que fue quien propuso nuestro nombre para esta tarea. Agradecimiento que hacemos extensivo a los distintos grupos municipales que aprobaron la propuesta.

En nombre de todos los que desde aquel lejano 4 de Julio de 1923 han ido escribiendo las páginas de nuestro club, os agradecemos a vosotros, a todos los que esta noche habéis querido estar presentes.

Hoy hacemos gala del slogan que viene acompañando a nuestro grupo de trabajo desde hace casi dos años que cogimos las riendas de la entidad.

EL MORALO NOS UNE

Y con la misma ilusión que un día un escueto grupo de ingenuos pensaban que ese eslogan podía tener su repercusión, hoy proponemos otro muy similar. Disculpad si falta algo de originalidad pero creednos, está pleno de sentido…

EL CARNAVAL NOS UNE

Que sea el Carnaval el nexo de unión entre todos los Moralos y Moralas. Que sea el punto de contacto entre los de aquí y los forasteros que nos visitan. Que no quede solo en un dicho y sea un hecho, aquello de olvidar las penas por cinco días.

No hay pueblo más feliz que aquel que vibra con lo suyo, sin preocuparse de los demás. Sin complejos, sin miedos de niños. Con el respeto a todas las tradiciones que nos han llevado hasta 2018. Igual que la historia de un club la forjaron muchas personas, la historia del Carnaval se nutre de tantas anécdotas como cada uno de los que aquí estáis pueda recordar.

El respeto a todo lo que fue, la ilusión por mantener y mejorar, y por supuesto la inclusión de las novedades que la época reclama harán de esta, una fiesta inmortal si Navalmoral así lo quiere.

No caigáis en las garras de envidias y rencillas, dejad la competición para los deportistas como los que nos representan.

Que el único rival en carnavales seáis vosotros mismos por saber quién consigue divertirse más. Que no haya más enfrentamiento que el de saber quién aplaude con más fuerza a las peñas compañeras que han trabajado, como mínimo igual que tú y los tuyos, para hacer de las calles de nuestra localidad un referente a nivel nacional cuando llega febrero.

Que el color y la algarabía se apodere de cada rincón. Que suene música de Charanga, de Chirigota, de Orquesta. Que abunden los bailes de día y de madrugada. Que salgan ampollas en los pies de tanto bailar y las manos estén enrojecidas de aplaudir.

Que no falte una sonrisa en cada uno de vosotros…

Y si alguno no la llevase, sed embajadores de ella, que no hay nada más fácil que echarse al bolsillo unas pinturas de colores y dibujar una sonrisa con un lápiz de labios y un lápiz de ojos. Que no se borre con las lágrimas de un niño con miedo a los cohetes y si tiene que borrarse, que sea con un beso de un amor de Carnaval entre dos jóvenes que han querido fundir dos sonrisas en una.

No existe pueblo más bonito que Navalmoral en febrero. Seamos también ejemplo de hospitalidad para que el Carnaval sea recordado de puertas hacia fuera. Recibamos con los brazos abiertos a todos los visitantes a lo largo de estos días. Que los problemas, las envidias, los rencores y las hipotecas incluso, queden por unos días olvidadas.

Hoy es día de disfrutar y no está permitido abandonar la misión, como mínimo, hasta el miércoles al acabar los fuegos artificiales.

Por todos los que fueron y ya no están, por los que hoy somos y por los que vendrán de aquí en adelante.

Haced de este eslogan una realidad.

¡ EL CARNAVAL NOS UNE!

¡VIVA EL CARNAVAL!

(foto de Miguel A. Camacho)



 
RADIO NAVALMORAL EN DIRECTO

R. NAVALMORAL ipad y móviles
Radio Navalmoral Cope
High Speed
listen with Window Media Player   listen with Winamp   listen with iTunes   listen with RealPlayer
DEPORTES Lo más destacado
DOMICILIO SOCIAL

RADIO NAVALMORAL

105.8 Mhz

Titular licencia: Jesús Rubio Fernández

EX-RA-LI-0017

Emisora Asociada CADENA COPE
C/. Alberto Montero, 6 
10300 Navalmoral de la Mata (Cáceres)
 
Tlf.: 927 53 17 53 (6 líneas)
Tlf.-927 53 21 68
 
Tlf. Dpto. publicidad:
927 53 17 53

e-mail: info@radionavalmoralcope.es