Bienvenidos a la portada

El director de cine moralo Rubin Stein se impone en un nuevo certamen con el corto "Tin & Tina"

El cortometraje "Tin & Tina" escrito y dirigido por el cineasta moralo Rubin Stein se ha alzado este pasado fin de semana con el Premio a "Mejor Cortometraje Extremeño del 2013" en el Festival de cortometrajes "El Pecado" celebrado en Llerena (Badajoz). En esta edición, el Festival realizó una ardua tarea de selección entre más de 400 cortometrajes presentados a competición.

La película, de tan sólo 12 minutos de duración, fue estrenada el pasado mes de Abril en el Festival de Cine de Medina del Campo y en tan sólo unos meses ya ha recibido diversos reconocimientos entre los que destacan el Premio del Público en el Festival Internacional de Cortometrajes de Madrid "Cortópolis", la Mención Especial del Jurado en el Festival Internacional de cine "Black&White" de Oporto y nominaciones a Mejor Cortometraje Internacional en festivales tan prestigiosos como los de San Petersburgo (Rusia), Milán (Italia), Leiden (Holanda), Brest (Francia) y Monterrey (México).

Leer más...

 

ESCUCHE AQUI EL HIMNO DE NAVALMORAL


El tiempo

Otro verano loco que se fue, y cada día más desanimado…

Por Domingo Quijada

Lo que no debe extrañarnos, porque aquí es lo habitual: lo fue el año pasado –el más cálido que hemos conocido–, y anómalo ha sido el actual. Veamos. El pasado día 31 finalizó el “verano meteorológico” (julio y agosto), y en la madrugada del domingo lo ha hecho el “astronómico” (21 de junio al 23 de septiembre, este año). 

Comenzando por el primero, opuestos en el apartado térmico, como el “yin y el yang”: fresco el primero, pero muy cálido el segundo. En conjunto: “normal” (28º de media). 

Pero el segundo no se quedó atrás: calurosos los primeros seis días, suaves los siguientes treinta y cinco, y muy cálidos el resto; incluyendo los primeros dos tercios de septiembre, algo que no es muy corriente, puesto que sólo ha sucedido en otras cinco ocasiones: 1978, 1980, 1983, 1985 y 1987 (aunque algunos meteorólogos han metido la “pata”, pues dijeron el viernes 21 que “no ha sucedido nunca, lo que es indicio del cambio climático”: será en otros lugares…). Globalmente, en los pasados 94 días de “verano astronómico” la media de las temperaturas fue de 27’6º, unas décimas superior a la habitual. 

Resumiendo –que es gerundio–: comenzó muy bien –para mí, que bastante calor pasé en mi infancia–, pero terminó fatal. Si ya lo decía mi querida madre –que lo tomó del sabio refranero español–: “el calor y el hielo, no se quedan en el cielo”.

El tema pluviométrico ya no nos alarma, porque las sequías estivales son el pan nuestro de cada año, “per saecula saeculorum” (amén…): sólo hemos registrado 6’7 litros de lluvia por metro cuadrado en el casco urbano de Navalmoral, y todos ellos en la primera semana de este mes septembrino (que, o “seca las fuentes –como aquí–, o se lleva los puentes” –como desgraciadamente aconteció en otros lugares–). 

Y, aquí estamos, ya en Otoño, la esperanza que muchos ansiamos (aunque cada día más desanimado…), lo que me aproxima al poema de mi admirado Ángel González: 

“El otoño se acerca con muy poco ruido:

apagadas cigarras, unos grillos apenas,

defienden el reducto

de un verano obstinado en perpetuarse,

cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste”... 

Muy profundo, sí, pero observando la realidad, intuyendo lo que por desgracia nos aguarda en lo que resta de mes e inicios de octubre (sin que caiga poca o nada de agua), y conociendo los gustos poéticos de la mayoría de ustedes, yo he compuesto este otro breve romance: 

¡Ven, amada lluvia, ven,

no demores tu llegar!

que están los olivos mustios

secos de tanto llorar,

las encinas en la dehesa,

en la sierra el castañar,

sin flores en los jardines,

y los campos sin sembrar,

gimiendo los animales

porque no pueden pastar.

 

Peligran los manantiales

mientras tú ¿dónde estás?

¡Ven, amada lluvia, ven,

no demores tu llegar! 

Aunque desearía mucho más, plasmar este otro que publiqué en noviembre del año pasado: 

El agua lava la yedra;

rompe el agua verdinegra;

el agua lava la piedra...

Y en mi corazón ardiente

llueve, llueve dulcemente.

¡Tarde, llueve; tarde, llora;

que, aunque hubiera un sol de aurora,

no llegará mi hora

luminosa y floreciente!

¡Llueve, llora dulcemente!

 

Quiero hollar un tapiz de hojas

y los charcos sin congoja,

mientras la lluvia nos moja.

Ir con amigos a setas,

en un ocaso violeta.

DOMICILIO SOCIAL

RADIO NAVALMORAL

105.8 Mhz

Titular licencia: Jesús Rubio Fernández

EX-RA-LI-0017

Emisora Asociada CADENA COPE
C/. Alberto Montero, 6 
10300 Navalmoral de la Mata (Cáceres)
 
Tlf.: 927 53 17 53 (6 líneas)
Tlf.-927 53 21 68
 
Tlf. Dpto. publicidad:
927 53 17 53

e-mail: info@radionavalmoralcope.es