Bienvenidos a la portada

ESCUCHE AQUI EL HIMNO DE NAVALMORAL


Al paso

Veranos

Por Rosa Mª Bautista

El primero aprendí a contar. Y hace ya tantos años que sólo algunas imágenes han resistido el paso del tiempo. Nos sentábamos a su lado tres o cuatro chiquillos del barrio. Él tenía la cara llena de arrugas, siempre miraba a lo lejos, como quien espera, y hablaba poco, muy poco. Pero nos atraían irresistiblemente sus dos grandes tesoros: un rebaño de ovejas que pastoreaba en el prado al lado de casa, y un zurrón del que, a eso de media tarde, sacaba un trozo de queso y una rebanada de pan que compartía con nosotros. 

Ahí empezaba la lección; uno, dos tres cuatro cinco, decía, mientras su navaja cortaba el queso en trocitos; uno, dos tres, cuatro cinco… el pan; una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete…las ovejas; uno, dos tres, cuatro…los dedos de la mano para señalar los años que teníamos. Me gustaba sentarme a su lado porque siempre miraba a lo lejos, como quien espera. No recuerdo su nombre y nunca supe qué esperaba. 

El segundo aprendí a soñar. Julio 1969. Más allá de nuestras casas, de nuestro pueblo, el mundo era aún en blanco y negro. La televisión, que se veía en los bares porque pocos disponían de ella, nos acercaba los grandes acontecimientos como el festival de Eurovisión, que había ganado Massiel en Londres un año antes; las finales de la Liga de fútbol, las finales de baloncesto europeo entre el CSKA de Moscú y el Real Madrid, y hasta el tenis, con los dos Manolos, Santana y Orantes. 

En la madrugada del día 20, Neil Armstrong se convirtió en el primer humano en pisar la Luna y yo lo había visto en la tele que un vecino generoso sacó al patio. Mis párpados, casi cerrados por la larga espera, se abrieron de golpe ¡Los sueños podían cumplirse! Dormí feliz. 

Pocos veranos después llegó el amor. Él era un compañero de clase que creía firmemente en que existe una buena solución para cualquier problema. Un día de fiesta cogió mi mano y comenzó una larga historia aún no acabada. La vida impuso su dura realidad años más tarde, en esos meses antes siempre dorados por el sol: la muerte de un familiar muy cercano, la menos previsible de un amigo; la tristeza colectiva ante la barbarie, Ortega Lara, Miguel Ángel Blanco. 

Este verano hace un tiempo extraño; los cambios son bruscos, la sociedad está inquieta y cabreada y yo estoy aprendiendo a sobrevivir. Hay que aceptar que la vida, toda, cabe en un suspiro y volver al principio de la historia: uno, dos, tres, cuatro, cinco… las personas a las que amaste y quieres creer que te esperan en algún sitio; uno, dos, tres…aquellos que dependían de ti y de los que tú empiezas a depender ahora; uno, dos, tres, cuatro….no comas pan ni queso que te sientan mal y engordas; una, dos, tres… las citas médicas para las próximas semanas. 

Van pesando los años y sólo aspiro, en las tardes tranquilas del estío, a sentarme, mirar al frente, enseñar a otros a contar… y esperar.


DOMICILIO SOCIAL

RADIO NAVALMORAL COPE

Emisora Asociada CADENA COPE
C/. Alberto Montero, 6 
10300 Navalmoral de la Mata (Cáceres)
 
Tlf.: 927 53 17 53 (6 líneas)
Tlf.-927 53 21 68
 
Tlf. Dpto. publicidad:
927 53 21 68
Fax: 927 53 83 87

e-mail: info@radionavalmoralcope.es